La terapia de grupo tal como indica su nombre se trata de una terapia psicológica que tiene lugar entre un grupo de personas y el/los terapeutas. La diferencia con la terapia individual no sólo radica en el número de pacientes que acuden, sino en las dinámicas terapéuticas que se crean en el contexto de la terapia en sí. Diversas investigaciones han puesto de manifiesto los múltiples beneficios de formar parte de una terapia de grupo. A continuación, describimos algunos de ellos:

  • Situación de igualdad: En este tipo de abordaje grupal, el terapeuta cede a los participantes, el papel de dar al propio grupo las respuestas a las dificultades que se plantean. De esta forma, se fomenta la participación de sus integrantes, y se fomenta la seguridad individual de sus miembros.
  • Aceptación incondicional: Una norma básica de las terapias grupales es la de “no juzgar”, sino aceptar. Cada persona presenta sus propias inquietudes y dificultades en un contexto de apoyo y colaboración por parte de sus compañeros.
  • Sentimiento de pertenencia: La necesidad de pertenencia y aceptación por parte de los otros es una de las necesidades básicas del ser humano. El grupo se fortalece a medida que los miembros empiezan a sentirse parte de él, lo que a su vez facilita el desahogo emocional de los miembros en sesión.
  • Aprendizaje de los errores y aciertos de los demás: El aprendizaje en el grupo, se forja a partir de las experiencias de los demás, de lo que el otro sugiere que puede ayudarle, de lo que a otros le funciona.
  • Identificación y comprensión: Conocer, a través de las experiencias que comparten los miembros del grupo, que otras personas atraviesan circunstancias similares a las de uno mismo, contribuye a que los participantes del grupo se sientan identificados y comprendidos entre sus compañeros.
  • Visión más enriquecedora de uno mismo: El grupo, permite a los propios miembros descubrir, que la imagen que ofrecemos a los demás de nosotros mismos, puede ser muy diferente de la autoimagen que una persona concibe de sí misma.
  • Práctica y ensayo: Las herramientas y técnicas que se imparten en cada módulo se ponen en práctica en la sesión grupal con los participantes, de manera que pueda generalizarse el aprendizaje en futuras situaciones de la vida cotidiana.
Beneficios de la terapia de grupo
¿Quieres compartir este post?Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *